Hoy en día, tanto por trabajo como por ocio, pasamos muchas horas cara al ordenador u otros dispositivos (móviles, tablets o televisores). Nuestros ojos sufren las consecuencias, así que vamos a daros varios consejos para que el tiempo que estés haciendo uso del ordenador u otros dispositivos no le pase factura a tu salud visual.

  1. Si eres usuario de gafas o lentes de contacto, asegúrate que llevas la graduación apropiada para la distancia a la que se encuentra el dispositivo. No es lo mismo estar sentado en el sofá viendo la televisión que estar en la oficina frente a un monitor o viendo el móvil en el autobús. Es posible que las gafas que utilices habitualmente no sean las correctas. Para ello no dudes en consultar a tu óptico-optometrista, seguro que sabe qué es lo más apropiado en tu caso.
  2. Haz pausas de 15 minutos cada 2 horas. Esto es necesario para que los ojos descansen, ya los ojos se relajan cuando miran lo más lejos posible. Acércate a una ventana y dirige la mirada al infinito durante unos 20 segundos.
  3. Parpadea de forma regular, así evitarás la sequedad ocular. Muchas veces nos quedamos fijos mirando la pantalla y no nos damos cuenta de que nuestra frecuencia de parpadeo disminuye provocando sequedad y molestias.
  4. Utiliza un humificador o lágrimas artificiales cuando sea necesario.
  5. Muchos monitores de ordenador permiten ajustar la resolución de la pantalla. Normalmente para cada resolución tendremos una tasa de refresco vertical máxima (medido en Hz). Este dato es muy importante y no debería ser inferior a 60Hz. Si tu monitor no dispone de ninguna resolución con esa tasa de refresco vertical deberías pensar en adquirir un nuevo monitor. Por desgracia los dispositivos móviles no permiten ajustar la resolución y/o la tasa de refresco, pero si permiten ajustar de forma automática el brillo de la pantalla. No olvides activar esta característica en tu dispositivo móvil.
  6. Evita los deslumbramientos y reflejos en la pantalla. Para ello controla la luz que entra por las ventanas, las lámparas de mesa no enfocarlas directamente a la pantalla, y además puedes utilizar filtro de reducción del deslumbramiento. Si eres usuario de gafas, el tratamiento antirreflejante también evitará los molestos reflejos. Lo ideal es colocar el monitor perpendicular a las ventanas o a otras fuentes de iluminación intensa.
  7. Mantén la pantalla de tus dispositivos libre de huellas y polvo, ya que reducen la claridad.